MESA DEBATE 

"TERRORISMO DE ESTADO 

Y ARCHIVOS SECRETOS 

- EL CASO AMIA"

Transcripción completa (Haga click aquí)


Abrir los archivos de la AMIA

Artículo publicado en el diario La Nación el 24/06/2016

Laura Ginsberg y Pablo Gitter

Acceder a la publicación en lanacion.com






El próximo 18 de julio se cumplirán 22 años de la masacre impune de la AMIA. Un nuevo aniversario sin imputados ni presos ni condenados por el crimen más grave del terrorismo de Estado cometido en nuestro país desde la llegada de la democracia. Es decir, una herencia de impunidad y encubrimiento que nos dejaron los tres poderes del Estado.

Para entonces, Macri habrá pasado sus primeros siete meses de gobierno sin haber tomado ninguna medida concreta para conocer la verdad y, con ella, impulsar el juicio y el castigo para todos los responsables criminales y encubridores.

Montado en las promesas de campaña, dejó caer el memorándum con Irán, pero eso no resultó un aporte para esclarecer nada. Desde entonces, el Gobierno redujo los anuncios públicos, aparece dividido sobre cómo actuar y muestra notorias dificultades para elaborar una política propia.

Una parte de sus funcionarios siguen empeñados en los "juicios contra ausentes" para satisfacer las exigencias de Israel y la DAIA, simular juicios contra supuestos implicados iraníes y exculpar al Estado argentino de su responsabilidad criminal en el atentado. Esta política es parte de un acuerdo no escrito: tanto funcionarios israelíes como argentinos debaten en reuniones oficiales acerca de cómo dar por cerrado el caso al menor costo. Una próxima visita de Netanyahu al país serviría para coronar sin rencores esta construcción de mutuo beneficio y profundizar una alianza política, comercial y de seguridad. La propuesta, con el declarado propósito de simular un juicio y alcanzar la "verdad jurídica" oficial, pondría patas para arriba todo el sistema jurídico nacional.

A lo heredado, entonces, suman su propio aporte para sostener el encubrimiento.

Otro amplio sector de funcionarios y legisladores, tanto oficialistas como opositores, estarían dispuestos a debatir nuestra propuesta para formar una comisión investigadora independiente en el ámbito del Congreso Nacional. Pero eso es contradictorio respecto de la política del Gobierno y de la que algunos de los legisladores defendieron en el pasado. Porque la condición para constituir cualquier comisión investigadora es tener a su disposición los archivos secretos que el Estado sigue ocultando. Y desde que asumió, el Gobierno reforzó aún más el secreto sobre esos archivos. Van algunos ejemplos.

Macri le pidió a Obama abrir archivos vinculados a la dictadura en la Argentina y se felicitó por eso, pero hasta hoy se niega a abrir los archivos secretos propios vinculados al atentado a la AMIA, aun cuando lo venimos reclamando desde hace años y, de manera reciente, fue pedido por los fiscales.

Los archivos del crimen de la AMIA que supuestamente fueron abiertos por gobiernos anteriores son los residuos de esos archivos secretos y, aun así, siguen bajo control físico de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI). El equipo de profesionales dependiente de la Procuración encargado de acondicionar esos documentos mal conservados, digitalizarlos y analizarlos podría demorar diez años más en completar su labor en medio de las dificultades diarias que la AFI impone y la negativa para ampliar el número de especialistas indispensables para concretar el trabajo en el corto plazo.

Además, el Gobierno se niega a trasladar la documentación a una dependencia del Archivo de la Memoria acondicionada para conservar material de esa naturaleza. No sólo peligran los archivos en poder de la AFI, sino que también, con su negativa, el Gobierno refuerza el control de los espías sobre los archivos supuestamente abiertos.

El panorama a nivel judicial no es más alentador. La llamada causa AMIA es una de las más de 70 vinculadas al atentado. El juicio que sustancia el TOF N° 2 contra Menem, Galeano y ex funcionarios de la SIDE y de la Policía Federal por las irregularidades y delitos cometidos en la instrucción de la causa AMIA se lleva a cabo con los archivos secretos cerrados. Aun así, muchos de los testigos y buena parte de los acusados apuntaron hacia las responsabilidades que tuvo la ex SIDE en el armado del encubrimiento y las irregularidades.

La defensa del secreto de Estado y de las actividades criminales de los espías se traduce en una mayor protección para los principales imputados en el mal llamado "juicio del encubrimiento". En este punto, la política del gobierno de Cambiemos no fomenta cambio alguno y se convierte en una prolongación de las políticas de impunidad de más de dos décadas. Acaban de reforzar por decreto el secreto sobre las actividades de la AFI y debaten devolverles las escuchas telefónicas a los espías, en momentos en que se vuelve a discutir la necesidad de disolver la AFI.

El Poder Judicial ya se mostró incapaz para terminar con la impunidad. La voluntad de seguir judicializando este crimen político y evitar su investigación resulta un refuerzo en los pilares del encubrimiento.

Si el Gobierno no ordena abrir los archivos secretos del atentado a la AMIA, no habrá verdad ni justicia ni comisión que sean viables.

En los próximos días presentaremos en el Congreso el proyecto de ley para crear una comisión investigadora independiente y abrir los archivos secretos del Estado. Esperamos que el Gobierno impulse su debate y aprobación en ambas cámaras. Sería su mejor aporte.

Los diputados y senadores que acompañen con su firma y su voto el debate empeñarán mucho más que un "juego político" para sostener o mejorar su imagen. Se juega la chance de correr el velo sobre los hechos y la verdad de este crimen de Estado, que permanecen ocultos desde hace tantos años.

Titular y miembro, respectivamente, de la Agrupación 

por el Esclarecimiento de la Masacre Impune de la AMIA (Apemia)

Mesa Debate Hotel Bauen / ACTIVIDAD SUSPENDIDA / 17/06/2016

Estimada/o 
Como Uds. saben, el gobierno nacional y el Congreso declararon feriado nacional el próximo viernes 17 de junio, fecha en la cual los habíamos invitado a participar de la charla-debate “Terrorismo de Estado y archivos secretos: el caso AMIA” en el hotel Bauen.
 
Frente a ello, hemos considerado conveniente postergar la actividad, que será reprogramada en las próximas semanas. 
Volveremos a invitarlos con la debida anticipación.
 
Cordialmente
 
APEMIA

El gobierno nacional hizo pública su disposición para acompañar el proyecto de APEMIA para crear una Comisión Investigadora del atentado a la AMIA en el Congreso Nacional. 

El ministro Garavano se reunió con APEMIA.

Leer AQUÍ los detalles de la reunión realizada el 27/01/2016.
Entrevista a JULIO GAMBINA Presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas, FISYP

Anuncios que no cambian una historia de impunidad

Comunicado del 22 de enero de 2016

Solidaridad con el Grupo Especial de Relevamiento de los Archivos Secretos (GERAD)

Las autoridades del Ministerio de Justicia de la Nación y del Ministerio Público Fiscal dieron marcha atrás con la disolución del Grupo Especial de Relevamiento y Análisis Documental (GERAD) que funcionó hasta diciembre pasado en el ámbito de la Fiscalía AMIA.  Ver nota del 07 de enero de 2016

El Consejo Directivo de ATE expresó su agradecimiento a A.P.E.M.I.A. - Ver nota del 08 de enero de 2016
EL MINISTRO DE JUSTICIA QUIERE UNA LEY RECHAZADA POR SUS LEGISLADORES
Para leer el comunicado del 16/12/2015 dar click aquí
LOS ARCHIVOS SECRETOS SIGUEN CERRADOS Y BAJO CONTROL DE LA AFI

A mediados de noviembre los fiscales de la Unidas Fiscal de Investigaciones AMIA (UFI) convocaron a las querellas que intervienen en el juicio denominado AMIA 2 para informar acerca del estado en que se encuentran las tareas de relevamiento de los archivos secretos relativos al atentado, detalladas en un protocolo aprobado por la Procuradora General de la Nación, Dra. Gils Carbó...  Leer el texto completo del comunicado
CUERPO MEDICO FORENSE LO CONFIRMA:
ANZORREGUY ESTA EN CONDICIONES DE “NORMALIDAD PSICO JURÍDICA”
Ir al texto completo del comunicado
3º Congreso de la Red Nacional Antimafia
APEMIA participa de la siguiente actividad el viernes 09 de octubre de 2015 a las 16 hs: "Mafia y Servicios de Inteligencia"

Comunicado de Prensa de APEMIA del 07/09/2015
SE SUSPENDE "DE HECHO" EL JUICIO CONTRA ANZORREGUY
Comunicado de Prensa de APEMIA del 31/08/2015

A.P.E.M.I.A Y EL JUICIO ORAL

El día 6 de agosto comenzó el juicio por los delitos e Irregularidades cometidos contra la causa judicial del atentado a la AMIA, por los que están acusados la plana mayor del Estado argentino que participó en la misma. 

Laura Ginsberg estuvo en el programa radial Ininmputables explicando la posición de APEMIA y su estrategia de intervención en el juicio.  


A pocas horas del inicio del nuevo juicio AMIA
UNA CONFESION INESPERADA
Acceder al texto del comunicado


ANTE EL COMIENZO DE 
UN NUEVO JUICIO ORAL
I n v i t a c i ó n   d e   A P E M I A 
 Ir al texto de la invitación

A 21 AÑOS DEL ATENTADO A LA AMIA - Declaración de APEMIA

NECESITAMOS UNA COMISIÓN INVESTIGADORA
CONTRA LA IMPUNIDAD Y EL ENCUBRIMIENTO

Al cumplirse un nuevo aniversario del atentado a la AMIA creemos necesario formular un balance de lo sucedido en el último tiempo que nos ayude a comprender en qué punto estamos en la lucha por el esclarecimiento de la masacre aún impune, cuáles son las perspectivas y cómo podemos superar las limitaciones.     Texto completo de la Declaración


Invitación
MESA DEBATE
A 21 años del atentado a la AMIA
COMO SUPERAR EL ENCUBRIMIENTO
Y LA IMPUNIDAD
11 de abril de 2015 16 hs Biblioteca Nacional
Sala Borges 1er. piso | Agüero 2502
 

CONOCATORIA ACTO Y MARCHA A PLAZA MAYO MIÉRCOLES 4 DE FEBRERO DE 2015


ACTO FRENTE AL CONGRESO Y MARCHA A PLAZA DE MAYO MIERCOLES 4 de FEBRERO A LAS 17 Hs.

La muerte del Dr. Alberto Nisman nos conmovió y sigue preocupándonos.
Aún sin aclarar, su muerte desató una crisis política e institucional que aparece indisolublemente ligada a la responsabilidad que tuvo la Secretaría de Inteligencia en maniobras criminales y de todo tipo para entorpecer la investigación del atentado a la AMIA y encubrir la responsabilidad del Estado argentino en el mismo.
En todos estos años, de gobierno en gobierno, la Secretaría de Inteligencia actuó siempre bajo la dirección política del Estado nacional.

Nisman terminó por denunciar al gobierno después de dos años de firmado el Memorando para no incriminar al régimen iraní como lo venía haciendo.  Antes aún había negado la existencia de cualquier “conexión local”. Con su denuncia, sumó la política de estos años de gobierno Kirchner al encubrimiento anterior, totalizando 20 años de encubrimiento e impunidad en el atentado AMIA.
Con la muerte del fiscal Nisman no sólo se cierra formalmente el capítulo de la acusación internacional contra Irán que lo tuvo de protagonista, sino que además se entierra lo que queda de la llamada “causa AMIA”.

Frente a esta situación, la Procuradora Gils Carbó  y el gobierno nacional tienen que definir qué quieren hacer con la Fiscalía y hacia dónde orientar cualquier futura investigación.
Sin estas definiciones, cualquier reorganización de la Unidad Fiscal carece de sentido.
Deshojan la margarita para saber qué hacer: ¿Ceder ante las exigencias de Israel, de los Senadores Republicanos de los Estados Unidos y la DAIA local para seguir acusando a Irán? ¿O ceder ante Obama, el Departamento de Estado y el lobby judeo americano para mantener el Memorando y acomodar la mesa de negociaciones internacionales para un acuerdo final con Irán?
En tanto, la presidente anunció la “disolución” de la Secretaría de Inteligencia para maquillarla y reformularla burocráticamente en una nueva Agencia Federal de Inteligencia, integrando al Gral. Milani a su dirección.
Su iniciativa no termina con la criminalidad y prolongará la impunidad. Se trata de una nueva manipulación política, ahora en nombre de Nisman y del esclarecimiento del atentado a la AMIA.

Ante la gravedad de la crisis, los líderes opositores no tienen una propuesta para superarla. Proponen “dejar actuar a la justicia”. En este punto, no se diferencian en nada del gobierno de Cristina Kirchner que tiene el mismo planteo, con el agravante que varios de ellos como Alberto Fernández, Sergio Massa, el ex Ministro de Justicia Iribarne y el propio Macri, desde sus cargos de gobierno, participaron directamente en la trama anterior del encubrimiento criminal o apoyaron la acusación internacional para esconder las responsabilidades propias del Estado argentino.
Sus propuestas son derogar el Memorando e involucrar a la Corte Suprema en la investigación de la muerte de Nisman y en el atentado a la AMIA. Pero derogar el Memorando no empuja ninguna investigación, mientras que entregarse a la Corte Suprema implica garantizar la impunidad por otros 20 años. Vale la pena recordar que la Corte liquidó cualquier investigación del atentado a la Embajada de Israel, facilitó que Menem no fuera imputado por la voladura de Río III y dejó en libertad al ex Comisario Castañeda, responsable de la desaparición de los cassettes de la causa AMIA.
Como si fuera poco, Massa y Macri junto a la DAIA/AMIA, insisten en reformar el Código Penal para facilitar el “juicio en ausencia” contra los iraníes, como si alguien creyera que así se logrará saber la verdad sobre el atentado.

Desde APEMIA decimos que es tiempo de superar las políticas del oficialismo y la oposición, así como las limitaciones que el mismo Poder Judicial ya reconoció.
Para esclarecer la masacre de la AMIA, exigimos la apertura inmediata de todos los archivos secretos y proponemos constituir una Comisión Investigadora Independiente en el marco del Parlamento para analizarlos, alcanzar la verdad e impulsar el juicio y castigo para todos los culpables.

CONVOCAMOS a todo el pueblo argentino, junto a la CTA Autónoma y organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos, a concentrarnos el día miércoles 4 de febrero a las 17 hs frente al Congreso Nacional para marchar a Plaza de Mayo para reclamar:

* BASTA DE IMPUNIDAD!
* POR EL ESCLARECIMIENTO DE LA MUERTE DE NISMAN Y LA MASACRE
   DE LA AMIA.
* POR UNA COMISIÓN INVESTIGADORA INDEPENDIENTE Y LA APERTURA
   DE LOS ARCHIVOS SECRETOS
* DISOLUCIÓN EFECTIVA DE LA SECRETARÍA DE INTELIGENCIA.


APEMIA
Buenos Aires, 01 de febrero de 2015

apemia2002@yahoo.com.ar

Muerte del Fiscal Dr. Alberto Nisman

Profundamente conmovidos por la muerte del Fiscal Dr. Alberto Nisman, nos dirigimos a la opinión pública a través del siguiente comunicado (dar click aquí).

NISMAN NO MUESTRA LOS FUNDAMENTOS DE SU ACUSACIÓN



Buenos Aires, 14 de enero de 2015, 18:15 hs.-

El Fiscal Nisman presentó una nueva y grave denuncia.
Esta vez, involucró a la presidenta Cristina Kirchner y al Canciller Timerman, a los que acusa de  “urdir e instrumentar un plan criminal” basados en “canales paralelos, no oficiales, como vías concretas, eficientes y confiables para avanzar” en el acuerdo político con Irán para encubrir a los responsables del atentado a la AMIA y terminar con cualquier investigación.

Su acusación es diferente a las anteriores.
Esta vez, lo hace en nombre y en defensa de una de las fracciones del Estado, concretamente la del Servicio de Inteligencia, oponiéndolo a la dirección misma del Estado, en la figura de los funcionarios del gobierno. Su denuncia no involucra a la misma SIDE, principal responsable del encubrimiento durante veinte años. Nisman acusa a la Presidenta en defensa de la “otra política” de encubrimiento, la de Stiusso, que la SIDE construyó durante años al servicio del gobierno Kirchner.

APEMIA denuncia que:

1) Pese a hacer circular un resumen para la prensa, el Fiscal se niega a mostrar la acusación, negándose a la entrega de una copia por “contener información clasificada”. Se trata entonces de una nueva maniobra en la “guerra” con los Servicios de Inteligencia nacionales e internacionales.

El fiscal que viene a denunciar nuevos delitos es parte de las viejas maniobras de encubrimiento. Pese a los varios decretos firmados por Kirchner que aluden a abrir la información de la causa AMIA, el Fiscal defiende los mismos métodos de Stiusso y el gobierno en nombre de los “Secretos de Estado”.

2) Las razones que alega de orden económico y político para fundamentar su acusación, no se pueden verificar.

3) En el resumen de prensa que se hizo circular, Nisman se apropia de las acusaciones de nuestra agrupación y de dichos de Laura Ginsberg durante el debate parlamentario por la sanción de la Ley del Memorando, para deformarlos y ponerlos al servicio de ese mismo “Secreto de Estado”.

En el cuadro más general de la discusión internacional sobre la lucha contra el terrorismo después del los crímenes en Francia, cuando están por cumplirse 2 años de la firma del Memorando, y en momentos en que el gobierno nacional se propuso “intervenir” la SIDE para terminar con maniobras en su contra y “disciplinar” a los jueces, esta nueva denuncia y las causas judiciales que busca articular son parte del arsenal desinformativo y del chantaje, en nombre de una supuesta investigación condicionada por los viejos “Secretos de Estado”.

Como querellante en la causa AMIA, APEMIA exige la entrega inmediata de una copia de la denuncia de Nisman y plantea la necesidad de constituir una CONADEP de la AMIA. Exigimos al gobierno que abra los archivos secretos y los ponga a disposición de esa Comisión Investigadora de la masacre de la AMIA. Es el único camino para saber la verdad y castigar a todos los culpables. 

APEMIA

apemia2002@yahoo.com.ar

STIUSSO Y MILANI COMPARTEN SECRETOS

Las recientes declaraciones del mandamás de la ex SIDE, Jaime Stiusso, y su enfrentamiento con el gobierno desencadenaron una nueva crisis política. Sin embargo, su salida de la Secretaría de Inteligencia (SI)  no termina de resolverla.
Los periodistas interpretaron que Stiusso enfrentó al gobierno en base a tres cuestiones: el manejo que la SI hizo de los jueces federales,  la “guerra” de internas, y el temor a sufrir un atentado. El conocimiento que mostró acerca del atentado a la AMIA y el Memorando con Irán fueron interpretados como una carta de extorsión.
Cuando el periodista le preguntó: “¿Quién atentó contra la AMIA?”, Stiusso respondió: “Esos temas son secretos de Estado. Yo no te puedo decir a vos quién voló la AMIA, porque yo dependo de lo que tengo que informar a la Justicia….”.
“Pero Usted sabe quién voló la AMIA?”. “Yo tengo que laburar y presentar las cosas. Eso no te lo puedo decir a vos.” (Revista Noticias 13/12/2014. Destacado por APEMIA)
El hasta ayer responsable de la inteligencia nacional reconoció que el atentado a la AMIA sigue siendo un Secreto de Estado. Con una sola frase admitió que no hay investigación que valga. Bien mirado, tampoco acusó a Irán como sí lo hizo en el pasado, relativizando así la importancia del Memorando en sus disputas con el gobierno nacional.
Desde entonces, Stiusso no fue desmentido desde ninguna oficina del poder. Por el contrario: pese a las tensiones de la “interna”, los secuaces de Stiusso y Milani cierran filas para proteger esos secretos de Estado y continuar garantizando la impunidad del atentado.
Por esta razón, sus dichos y el consentimiento tácito de los nuevos funcionarios de gobierno son de una enorme gravedad...
En apenas tres palabras, Stiusso resumió el papel del Estado nacional durante los últimos veinte años. En defensa de los “Secretos de Estado” los sucesivos gobiernos promovieron y consintieron toda clase de maniobras: armaron juicios fraudulentos que aseguraron la libertad de todos los imputados, prometen nuevos juicios por encubrimiento, manipulan supuestas investigaciones internacionales y acusan -o dejan de acusar- a Siria y/o Irán. Todo ello con la complicidad de la dirección de DAIA/AMIA y los grupos de familiares integrados a las distintas políticas del Estado.
El sólo hecho que, después de veinte años, quien dirigió la ex SIDE reconozca oficialmente que aún existen Secretos de Estado y que nadie lo desmienta, explica por sí mismo el papel criminal del Estado argentino en la comisión del atentado y en su posterior encubrimiento.
Los dichos (y hechos) de Stiusso ratifican que, con el gobierno de Kirchner, continuaron las políticas que dieron lugar a la “vergüenza nacional” que prometían superar.
¿Acaso el recambio en la dirección de la SI modifica esta situación?
No. Al igual que Stiusso, la nueva dirección de Milani/Parrilli/Mena no cuestiona los Secretos de Estado. Milani, imputado por la desaparición del soldado Ledo, guarda el secreto de las responsabilidades que tuvo el Ejército en el atentado terrorista de Río III. Mena, a quien se presenta como conocedor de los detalles de la causa AMIA, no vino a deschavar viejos secretos sino a “apretar” jueces y habilitar nuevos secretos. 
En su carácter de ex Secretario del Ministro de Justicia, Mena no es un novato a la hora de manejar jueces. Un día antes de que Stiusso abriera la boca, Mena le exigió a la Cámara de Apelaciones investigar el papel del ex ministro Corach en el encubrimiento del atentado a la AMIA. Sin embargo, el Estado al que él representó en la audiencia sigue sin entregar las pruebas aún secretas de esa acusación. ¿Las aportará ahora como interventor de la SI, cuando Menem es un aliado privilegiado del kirchnerismo para no ser acusado en ninguno de los tres atentados terroristas cometidos bajo su mandato?
Meses atrás, Mena y Alak negociaron con los jueces de la Cámara Federal salvar a Boudou del procesamiento que iba a dictarle el juez Lijo, a cambio de aceptar la inconstitucionalidad del Memorando. Este “acuerdo”, que contaba con el visto bueno de AMIA y DAIA, fracasó ante la denuncia pública de que se preparaba una maniobra contra Lijo (ver diarios La Nación y Clarín del 01/06/2014).  
La crisis política del gobierno con los espías actualiza brutalmente la impunidad en la masacre de nuestros familiares y amigos en la AMIA. Bajo la dirección única de la Inteligencia en manos de Milani, la nueva conducción de la SI no viene a abrir los archivos de los atentados a la AMIA o de Rio III, sino a reforzar el Secreto de Estado y el encubrimiento.
Desde APEMIA exigimos la constitución de una CONADEP de la AMIA.
Propusimos constituir una Comisión Investigadora en el ámbito parlamentario con acceso irrestricto a los archivos secretos para determinar las responsabilidades nacionales e internacionales que correspondan por la comisión de este atentado terrorista de Estado, y su posterior encubrimiento. El debate por la creación de esta Comisión está siendo bloqueado tanto por el gobierno de Cristina Kirchner como por los opositores Massa y Macri y las direcciones de DAIA y AMIA. En soledad, el gobierno que reconoció la responsabilidad del Estado como encubridor agravado del atentado (Decreto 812/05), defiende el Memorando aún a sabiendas de su inutilidad para el esclarecimiento del crimen. Por su parte, Macri y Massa buscan un compromiso con el kirchnerismo para armar juicios en ausencia que terminen exculpando al Estado argentino y acusen a los imputados iraníes.
Unos y otros se oponen a terminar con los Secretos de Estado, a esclarecer los hechos por la vía de la apertura de los archivos secretos y a una investigación independiente como único camino para conocer la verdad.

Buenos Aires, 20 de diciembre de 2014

apemia2002@yahoo.com.ar

ACTO 20° ANIVERSARIO DEL ATENTADO A LA AMIA

DISCURSO LEÍDO POR LAURA GINSBERG

Hoy…cuando se cumplen 20 años de la masacre de nuestros familiares y amigos en la AMIA, nos encontramos aquí, frente al Congreso Nacional, en un nuevo acto para manifestar nuestro repudio a la masacre y exigir juicio y castigo para todos los culpables.
Como sucede en cada aniversario, las imágenes de esos días vuelven ante nuestros ojos. Y hay una en particular que elijo compartir con todos ustedes. No es la imagen del polvo y la devastación en la calle Pasteur. No es la imagen de la desesperación de los brazos extendidos de los voluntarios que dieron sus primeros auxilios. No son las imágenes de la muerte…
Es la imagen que recuerdo del acto realizado apenas 72 hs después del atentado, hoy hace casi 20 años. En medio del espanto y la conmoción, el pueblo argentino marchó en una tarde lluviosa hasta este lugar para repudiar el atentado a la AMIA. Cargada de dolor, la multitud repudió la presencia del entonces presidente y actual senador Carlos Menem, expresando el nivel de conciencia que ya existía acerca de la responsabilidad del gobierno nacional en lo ocurrido. Con sus gritos y chiflidos, le impidieron el uso de la palabra a las autoridades nacionales.
Una de las consignas de aquella marcha decía que “la auténtica solidaridad es hacer justicia” y era reveladora de un claro reclamo popular dirigido al Estado y a sus instituciones. Es la imagen del reclamo anclado en la memoria y experiencias de las luchas contra la dictadura para no permitir otro crimen del terrorismo de Estado en nuestro país.

Hoy…20 años después, la cuestión de cómo superar  la impunidad y el encubrimiento del ataque a la AMIA está inmersa en medio de una crisis política profunda que se manifiesta en la corrupción del vicepresidente Boudou, en medio de las negociaciones por la deuda externa, que prometen hipotecar nuestras vidas por los próximos veinte años y en medio de una inflación agobiante que castiga a todo el pueblo argentino.
Conscientes de que el ataque a la AMIA es parte de la historia de nuestro pueblo y de las crisis que vive nuestro país, las personalidades públicas y las organizaciones aquí presentes levantamos esta tribuna, una vez más.

Hoy…veinte años después de haber sostenido un lucha inclaudicable por el esclarecimiento de la masacre aún impune, empezamos nuestro acto denunciando que los sucesivos gobiernos nacionales han sido incapaces de satisfacer el más elemental reclamo popular de verdad y justicia.
Ellos son los responsables de dos décadas ganadas por la impunidad y el encubrimiento, de veinte años sin verdad y sin justicia, de veinte años de responsabilidad criminal y encubridora que le caben al conjunto del aparato del Estado nacional.

Si pasaron 20 años y todavía no pueden dar ninguna explicación de lo que pasó entonces, ¿qué podemos esperar de esta gente?

El Poder Judicial, en la figura de todos los jueces y fiscales intervinientes en la causa AMIA y conexas, el Poder Legislativo, a través de la comisión bicameral de seguimiento de las investigaciones de los atentados contra la Embajada y la AMIA, y el Poder Ejecutivo, en la figura de ocho presidentes de variada filiación partidaria, es decir, los tres poderes del Estado, han sido y continúan siendo encubridores del atentado terrorista más grave cometido en la historia de nuestro país, y todavía no dieron cuenta de su participación criminal en este ataque.
Después de 20 años, son incapaces de proveer verdad y justicia porque son los organizadores del encubrimiento y la impunidad.

Para llegar a esta situación, el Estado argentino tuvo y tiene la complicidad política de las direcciones de AMIA y DAIA. Juntos trabajaron para alejar cualquier posibilidad de esclarecimiento, de alcanzar la verdad y perseguir justicia. Juntos trabajaron para consagrar la impunidad.

Durante los primeros 10 años, tanto los gobiernos de Menem y la Alianza como la AMIA, la DAIA y algunos familiares apostaron al que llamaban “juicio histórico”, generando la ilusión de que iba a traer verdad y justicia. Los jueces liberaron a Telleldín, Ribelli y cía., los primeros eslabones de la conexión local. Concluyeron que con la investigación realizada se quiso “satisfacer oscuros intereses de gobernantes inescrupulosos”, que ni identificaron ni investigaron.
¡Y pensar que esos gobiernos usaron la causa AMIA con la intención de rescatar y refundar el Poder Judicial y las instituciones!… Fue un verdadero fracaso.  
Todo el pueblo argentino, y los familiares de AMIA en particular, fuimos víctimas de estos manipuladores que se aprovecharon de nuestra ilusión de alcanzar justicia.

El juicio terminó en 2004, y recién el año pasado la Presidenta Cristina Kirchner reconoció el carácter fraudulento de las políticas del Estado y del juicio oral durante los primeros 10 años tras el atentado. Fue cuando dijo que de "Lo que se trataba era de llegar a un juicio, en el que no se iba a saber absolutamente nada" porque "Se había fabricado una causa que no tenía ningún tipo de anclaje legal” (Discurso de apertura de las sesiones ordinarias del Congreso Nacional. 01 de marzo de 2013). Todo un  reconocimiento tardío de la responsabilidad que también involucra a su propio gobierno.

Entonces: qué podemos esperar de un futuro juicio por encubrimiento, que todavía no sabemos cuándo se va a sustanciar?

En los últimos 10 años, finalizado el juicio oral, liquidada la conexión local, y con el objetivo expreso de salirse de la imputación que hacíamos al Estado nacional por encubrimiento, el gobierno de Kirchner puso la responsabilidad criminal a 20.000 km de distancia. Con el patrocinio de los Estados Unidos e Israel usaron la causa AMIA para articular una política internacional tras los intereses de las grandes potencias. El gobierno de Kirchner montó una acusación contra Irán con pruebas que nunca presentó, y se mostró como un firme aliado de Bush y Olmert al servicio de la guerra en Medio Oriente y de las políticas contra Irán y el 'Eje del Mal'.
Para ésto, también contó con el apoyo militante de AMIA, DAIA y otros grupos de familiares.

Más recientemente, cuando el Departamento de Estado se encaminó a un acuerdo político con el régimen iraní, el gobierno de Cristina Kirchner impulsó la Ley del Memorando, que denunciamos como un obstáculo para el esclarecimiento del atentado, porque es parte y resultado de la trama del encubrimiento que el Estado nacional articuló para evadir su responsabilidad encubridora reconocida por Decreto en el año 2005. Dijimos que era el Punto Final.

El montaje de la acusación internacional que el gobierno armó y sostuvo durante los últimos 10 años, también ha llegado a su fin.
Hasta el juez de la causa, Canicoba Corral, considera que la conexión iraní no es siquiera una pista, es apenas “una hipótesis todavía”, sin más importancia que otras como la siria o la local, admitiendo la falta de pruebas para sostener cualquier acusación sea ésta local o internacional (Miradas al Sur 14/06/2014). El juez se dio el gusto de criticar al fiscal Nisman, diciendo: “que tanto en lo que se refiere a la pista local como a la pista siria, es un trabajo que el fiscal nos debe”.
Las últimas noticias del naufragio las dio hace pocos días la Embajadora de Israel en Argentina. Una acusadora sistemática de Irán por el atentado a la Embajada, que por primera vez dejó esa acusación de lado y reconoció que no tiene “ni un hilo para saber qué ocurrió… hasta ahora todo es un manto de sospecha”, dijo (La Nación 07/07/2014).

Esta es la realidad que tanto el gobierno como las direcciones de la colectividad judía y hasta los grandes medios ocultan, deliberadamente.

Queridos amigos y compañeros:
¿Qué queda, entonces, cuando ya no hay “conexión local” ni “conexión internacional”?
QUEDA ENCUBRIMIENTO E IMPUNIDAD.

Se trata del fracaso sostenido en el tiempo. Veinte años de fracaso de todas y cada una de las políticas del Estado y de los gobiernos de turno que, en nombre del esclarecimiento, van de maniobra en maniobra, de ocultamiento en ocultamiento, repitiendo el mismo camino que llevará al próximo fracaso, como si nada hubieran aprendido de los fracasos del pasado.  
Y después nos hablan de memoria…
Deliberadamente buscan hundirnos en la confusión, en la angustia, en la desesperanza. Es una política de Estado, una decisión política que están dispuestos a sostener, como si no tuviéramos otra alternativa.

El gobierno de Cristina Kirchner y las direcciones de AMIA y DAIA se muestran como si estuvieran enfrentados, pero los une una voluntad común que, en nombre de la “memoria”, sólo busca terminar con cualquier reclamo para esclarecer el crimen y condenar a culpables y encubridores.
Todos trabajan para poner un Punto Final a cualquier reclamo como aquél, que comenzó una tarde como ésta, en la Plaza del Congreso, hace ya casi 20 años.

Unos nos hablan de “memoria” y los otros llenan las calles de la ciudad con carteles diciendo que no hay “olvido”. Pero esconden que, desde hace meses, están trabajando en un acuerdo para imponer una ley que se propone modificar el Código de Procedimientos Penal y hacer pasar como constitucionales a los llamados “juicios en ausencia”. Serán juicios en ausencia de acusados, en ausencia de pruebas y en ausencia de testigos. En ellos estará ausente la verdad. El mismo juez Canicoba Corral dijo que esta propuesta es un dislate que sólo sirve para “seguir vendiendo espejitos de colores”. 
Estamos convencidos de que podemos terminar con el encubrimiento y la impunidad. Es posible conocer la verdad. Sólo la verdad nos va a reconfortar.
Papa Francisco, escúchenos: no nos hace falta llorar más ni sufrir nuevas angustias. Ya lloramos demasiado durante 20 años. Queremos conocer la Verdad y hacer Justicia en la Tierra.

Por eso tenemos una propuesta y la presentamos de cara a toda la sociedad:
desde APEMIA venimos impulsando la constitución de una Comisión Investigadora de la verdad, una Comisión Investigadora Independiente de las políticas del gobierno de turno, que tenga a su disposición los archivos secretos que el Estado sigue ocultando.
Su objetivo fundamental es el esclarecimiento integral del atentado.
Pensamos que la Comisión debe estar integrada mayoritariamente por personalidades con reconocido prestigio social, derivado de su trayectoria en el ámbito de los derechos humanos, la justicia, la ciencia, la cultura y/o la solidaridad social, a la que se sumarán diputados, senadores y representantes de los familiares de las víctimas.
Esta propuesta se plasmó en un Proyecto de Ley que presentamos hace pocas semanas, junto a distintas personalidades que nos acompañaron y que están dispuestas a integrar la Comisión Investigadora, y diputados y senadores de distintos bloques del Congreso que lo están impulsando o acompañan la iniciativa, entre otros, los diputados Lozano, Donda, Zabalza, Argumedo y Carrió y los Senadores Solanas, Morandini y Giustiniani.
El Proyecto ya fue girado a las Comisiones de ambas cámaras. Les exigimos a los diputados y senadores que abran el debate y que no cajoneen este proyecto. Después de veinte años, nadie puede negarse a que, por primera vez, se constituya una Comisión Investigadora en el ámbito del Congreso.
Conocer la verdad es una condición previa a cualquier intento serio de futuros juicios.
Por ello, nuestra propuesta que impulsa una suerte de “Conadep de la AMIA” está en las antípodas de cualquier proyecto que, por la vía de “juicios en ausencia” redobla el encubrimiento y la impunidad.

Estimados amigos y compañeros:
Antes de terminar nuestro acto, no queremos dejar de referirnos a un hecho que conmueve a hombres y mujeres alrededor del mundo. Se trata de la masacre del pueblo palestino a manos de uno de los ejércitos más poderosos de la Tierra.
Nosotros nos solidarizamos con las víctimas de tamaña agresión y como familiares de víctimas del terrorismo del Estado nacional en AMIA, denunciamos al gobierno argentino que mantiene la boca cerrada frente a la magnitud y la criminalidad de las acciones terroristas del Estado de Israel en Gaza, y que viene de negociar con Netanyahu la continuidad de la impunidad del atentado a la AMIA en nuestro país.

En los discursos de los actos de esta mañana, estaba latente una idea: parecía que era el último discurso que incluyera reclamos. Para el futuro, imaginan sólo discursos referidos a la “memoria”, sin reclamo alguno.
A diferencia de ellos, nuestro compromiso es con la lucha por verdad, juicio y castigo para todos los culpables.
Por eso somos solidarios y nos ponemos del lado de las luchas de nuestro pueblo. Por eso caminamos junto a las Madres, que denuncian las políticas de marketing del gobierno que pretende apropiarse de los pañuelos que representan una lucha de casi 40 años por verdad y justicia.
Por eso estamos y acompañamos a otras víctimas y organizaciones que integran el Instituto Espacio de la Memoria, recientemente disuelto por el gobierno nacional.
Por eso también acompañamos a los familiares de las víctimas de Cromañón y de la masacre de Once, que luchan contra la impunidad de los funcionarios del Estado responsables de estos crímenes.

Y por eso, junto a todas las víctimas de la impunidad en nuestro país, exigimos:

Que abran los archivos secretos!!
Que se constituya una comisión investigadora de la verdad, independiente de las políticas del gobierno!!
Por verdad, juicio y castigo para todos los culpables!!

Buenos Aires, 18 de julio de 2014


apemia2002@yahoo.com.ar

Convocatoria para el Acto del 18 de Julio de 2014

20 años sin verdad 
ni justicia
20 años de Impunidad 
y Encubrimiento

Texto de Invitación al Acto




Exigimos
Abrir los archivos
Una comisión investigadora de la verdad
Juicio y castigo a los culpables

Convocan:                                                             
- APEMIA (Agrup. Por el Esclarecimiento de la Masacre Impune de la AMIA)      
- Encuentro Memoria Verdad y Justicia

Oradores:
- Adolfo Pérez Esquivel
- N. Cortiñas y M.Baravalle
- Encuentro Memoria Verdad y Justicia
- Laura Ginsberg (A.P.E.M.I.A.)   


ACTO 18 Julio 18 hs 
en el Congreso - Rivadavia y Riobamba

apemia2002@yahoo.com.ar

Documento presentado en el Acto de APEMIA el 18 de Julio de 2013 en el Hotel Bauen

Hoy, cuando se cumplen 19 años de la masacre impune de la AMIA, nos proponemos compartir con ustedes algunas reflexiones sobre la situación actual de este tema.
Sin duda alguna, este ha sido un año de decisiones importantes en relación a la causa AMIA. El Estado argentino se propuso poner “punto final” a la persecución de una conexión internacional que el propio gobierno de los Kirchner promovió durante los últimos diez años.

Si tenemos en cuenta que el Memorando firmado con Irán no termina por satisfacer ni siquiera a aquellos que lo apoyan, podemos entender la confusión y hasta el desánimo generalizados que afectan a los familiares y amigos de las víctimas y a toda la ciudadanía que acompaña el reclamo de verdad y justicia en este nuevo aniversario.
¿Y cómo podría ser de otra manera? Después de diez años de articular todas las maniobras que presentó como “avances” en la búsqueda de la verdad y la justicia, el gobierno no puede mostrar ningún éxito. Fueron diez años de maniobras en los que primero abandonaron la persecución de cualquier conexión local del atentado, y ahora, tras el acuerdo firmado con Irán, se preparan para abandonar lo único que armaron en este tiempo: la persecución de una supuesta conexión internacional, sin haber mostrado prueba alguna. Por eso el gobierno prefiere no abrir la boca en este nuevo aniversario.   
El resultado final es una “década ganada” para la impunidad de los asesinos y encubridores de la masacre de la AMIA.

Durante esta década el gobierno nacional prometió terminar con la “vergüenza nacional” de la investigación del atentado, prometió juzgar a los responsables del encubrimiento,  prometió futuros juicios después del juicio oral fraudulento, prometió una solución jurídica basada en los términos de la legislación nacional y hasta prometió que la Argentina no iba a ser “una pieza de ajedrez del tablero geopolítico de las grandes potencias”. No cumplió con nada. Y si durante esta década pudo sostener y renovar todas estas promesas incumplidas, fue gracias al apoyo militante de AMIA y DAIA y de algunos familiares de las víctimas, también artífices de la confusión reinante.
Los últimos dos aportes para tanta confusión deliberada, lo constituyen el Memorando firmado con Irán y el más reciente Dictamen del fiscal Nisman, defendidos por el gobierno y las direcciones de DAIA y AMIA, respectivamente. Es necesario que volvamos sobre ellos para analizarlos una vez más y poder explicar en qué se parecen, en qué se diferencian y cómo se complementan para sostener el encubrimiento y la impunidad vigentes.

En enero pasado, en el debate sobre el Memorando, el gobierno reconoció que llevaba por lo menos dos años negociando cómo terminar con el tema AMIA. Primero lo hizo en secreto bajo el amparo y patrocinio de las principales potencias mundiales y, después, en el marco de las Naciones Unidas, con el único objeto de lograr un acuerdo político con Irán que, en nombre del esclarecimiento del atentado, fuera a superar lo que la Presidenta calificó como la “farsa” de las políticas del Estado nacional en los últimos años.   
Como si fuera ajena a esa farsa, la Presidenta nos impuso una Ley que no destrabó ninguna causa judicial en trámite y que no presenta ninguna ventaja para conocer la verdad.
¿Por qué? Porque el Memorando no obliga a las partes a nada. Las partes se pondrían de acuerdo en designar a notables que evaluarán lo que se presente ante ellos y emitirán una opinión que, sin duda, será vinculante “de hecho”, si no “de derecho”, para ambos Estados. No es cierto que el acuerdo garantice el derecho de debido proceso legal, como afirmó la Presidenta, ya que no se designarán jueces, y aún discuten si habrá indagatorias. La Comisión de notables no tiene facultades ni para investigar ni para juzgar pero, curiosamente, tendrá acceso reservado a las pruebas y a la documentación que las respalden.  
En este punto, tanto el gobierno de Cristina Kirchner como el fiscal Nisman están en un todo de acuerdo: se empeñan en ocultar los archivos secretos a los familiares de las víctimas mientras se los entregan en bandeja a un grupo de “notables” que dirimirán, también en secreto, sus acuerdos y sus diferencias a miles de kilómetros de distancia de donde pusieron la bomba.
De esta manera el gobierno que por decreto, en nombre del Estado, se reconoció encubridor del atentado a la AMIA (Decreto 812/2005), no sólo seguirá ocultando la participación criminal del Estado argentino, sino que tampoco esclarecerá el hipotético involucramiento del Estado iraní o el de sus funcionarios.
Para ambas cosas, necesitan garantizar la continuidad de los secretos de Estado.
Por todo ésto, el Memorando es el instrumento del gobierno de Cristina Kirchner para levantar la acusación contra Irán después de diez años de haberlo incriminado.
El gobierno argentino es consciente de los límites insalvables de esta ley para avanzar hacia la verdad y el esclarecimiento. Pero cuando dice que si el acuerdo no resulta, todo queda como está, miente una vez más.
No es cierto que todo vaya a quedar como está, como sostienen Timerman y Burstein. Será peor. Porque se la van a pasar años discutiendo la constitucionalidad o no de una ley que no sirve para avanzar en nada ni para castigar a nadie, mientras el Estado renuncia formalmente a su obligación de ejercer la persecución penal de los responsables.
 Mientras nos martillan la conciencia con promesas de futuras reformas del aparato judicial sin sacar ninguna conclusión de la impunidad de estos diez años, del fracaso de sus intentos previos de reformas judiciales y de la actuación de los “jueces probos” que designaron, van a garantizar una década más de impunidad.

Y a este resultado se llegó después de haber puesto la causa AMIA al servicio de los intereses de las grandes potencias e Israel en Medio Oriente. Hasta ayer, el Estado argentino aportó la causa AMIA al servicio de la guerra contra Irán y contra el “Eje del Mal”. Y desde la firma del Memorando, al servicio de una negociación que las mismas potencias tienen con Irán para planificar los destinos políticos y económicos del planeta.
Hay que tener presente que ni Estados Unidos ni Europa acusan al régimen iraní del atentado a la AMIA a la hora de amenazar o de negociar con Teherán

Para completar el cuadro actual, hay que decir que otro aporte a la confusión lo hizo el fiscal Nisman con su dictamen.
El dictamen fue exigido como un ultimátum por las direcciones de AMIA y DAIA que hicieron de este informe el eje de su diferenciación política del gobierno, amenazándolo con llevar adelante una batalla judicial (nacional e internacional) para trabar su acción política.
Se mostraron desilusionados cuando el acuerdo firmado con Irán no fue de su entera satisfacción ni de la embajada israelí, pese a haber acompañado al gobierno en la preparación del mismo.
El dictamen no se destaca por ser un análisis jurídico. Para el fiscal, se trata de una “resignificación” de sus valoraciones anteriores sobre Irán y de un autoelogio por los trabajos realizados durante los últimos nueve años, donde ratifica que todos los aspectos materiales e intelectuales del atentado están resueltos con la única intención de mostrar que nunca hubo conexión local y que no hay impunidad.
Sus 500 fojas son un conjunto de inferencias y suposiciones forzadas, basadas en informes jurídicos y de inteligencia del gobierno de Obama, que no demuestran nada que pudiera tener alguna relación con la voladura de la AMIA.

Por otra parte, hay dos temas para destacar. El primero es que Nisman reconoce la existencia de más de 1700 carpetas con información recogida por la entonces Secretaría de Inteligencia de Estado que hasta el día de hoy las mantiene en secreto. Este es un dato para que tomen nota quienes todavía se atreven a afirmar que los archivos están abiertos o en algún complejo proceso de desclasificación.
El segundo aspecto es que, aunque no se lo haya propuesto, Nisman presenta a Irán de manera banal. Pareciera que lo hubiese afectado el descubrir que el sentido mismo de cualquier embajada es albergar servicios de inteligencia extranjeros en el país huésped. Su presentación sobre el supuesto trabajo de servicios iraníes en la región y en la Argentina sólo sirve para exculpar a los servicios internacionales y argentinos en, al menos, el encubrimiento del atentado. Basta con recordar que los principales servicios de inteligencia regionales e internacionales estuvieron presentes en nuestro país inmediatamente después del atentado. Ninguno de ellos acusó a Irán por la comisión del crimen. Pero lo que es aún peor, todos ellos se cuidaron de formular alguna acusación sobre la responsabilidad de los servicios de inteligencia locales, facilitando así el ingreso de Argentina en su nueva condición de “aliado extra OTAN”, después de haberse cometido los atentados terroristas contra la Embajada de Israel, la AMIA y la Fábrica Militar de Río Tercero.

Una consideración final: el fiscal tuvo un desafortunado sentido de la oportunidad. Presentó su trabajo justo un par de semanas antes de que Snowden provocara un escándalo internacional al denunciar la ilegalidad del espionaje norteamericano en todo el mundo. Y a Nisman se le ocurrió fundamentar su dictamen y darle carácter de “prueba jurídica”, a esos informes de inteligencia que los espías de la CIA, el FBI y la NSA hicieron en América Latina durante los últimos años!
 A nivel local, en estos días, tanto el acuerdo con Irán como el informe de Nisman han adquirido una relevancia política impensada. Según informaciones de prensa, serían el origen de las recientes disputas entre la SIDE y el gobierno nacional. Toda una demostración de que siguen manipulando el tema AMIA y los archivos que aún mantienen en secreto, al servicio de cualquier propósito ajeno al esclarecimiento de la masacre y el castigo a los responsables.
Definitivamente, esta fue una década perdida para conocer la verdad y para el castigo a los culpables.

En este contexto, las consignas convocantes de los actos de este 18 de julio están vaciadas de contenido y, por ende, no colaboran para tratar de superar la confusión impuesta por el gobierno y alimentada por la dirección judía y algunos familiares de las víctimas.
AMIA y DAIA apelan al marketing o a sus interpretaciones sobre materias de ética y moral, para decir que “la herida sigue abierta”. Ninguno de ellos denuncia que es la impunidad de las políticas que ellos acompañaron y aún promueven, la que está en el origen de las heridas, y que es eso lo que nos hiere. No confrontan con las políticas del Estado; las complementan.
19 años después, es la impunidad en la masacre de la AMIA la que sigue abierta y atraviesa a todo el pueblo argentino. Porque es parte de la impunidad de hoy, como son los crímenes políticos irresueltos de la desaparición de Jorge Julio López y el asesinato de Silvia Suppo. Es parte de la impunidad de hoy, que ya se cobró las vidas de tantos jóvenes luchadores, como Maximiliano Kosteki, Darío Santillán, Carlos Fuentealba y Mariano Ferreyra, entre otros. Es parte de la impunidad de hoy, cuando los negocios y la corrupción matan en Cromañón y en Once.
19 años tampoco significan “19 atentados a la justicia”, como propagandizó Memoria Activa. Con las experiencias vividas por nuestro pueblo y lo que llevamos dicho, todo el mundo sabe que es el Poder Judicial el que conspira contra la justicia, contra la verdad y contra todos nosotros. Por eso hay impunidad.

El gobierno nos ha colocado en una situación muy difícil. De mantenerse esta dirección, no sólo no avanzaremos un paso sino que se puede consagrar otra década de impunidad en el crimen de nuestros familiares y amigos en la AMIA.
Alimentando tanta confusión, el gobierno de Kirchner pone en duda hasta la posibilidad misma de que algún día se pueda satisfacer el reclamo de verdad y justicia.  

Sin ofrecer una propuesta diferente y superadora, estaremos incapacitados para producir hechos diferentes.
Para alcanzar la verdad y hacer justicia, tenemos que cambiar de rumbo. Tenemos que cambiar de política.
Si de verdad se quiere esclarecer el atentado y perseguir a todos los responsables, es indispensable la apertura inmediata de los archivos secretos en poder del Estado, que siguen cerrados como el mismo fiscal reconoció, pese a las mentiras oficiales que dicen haberlos abierto.
La exigencia de apertura de los archivos secretos y su entrega a una Comisión Investigadora Independiente es un reclamo que apunta al corazón del aparato del Estado como punto de partida para conocer toda la verdad de los crímenes políticos que el mismo Estado comete y encubre.
Es indispensable constituir una Comisión Investigadora Independiente, una Comisión que investigue la verdad de las responsabilidades criminales y encubridoras del Estado nacional y de sus socios internacionales.
Una Comisión Investigadora Independiente del Estado, constituida por reconocidas figuras nacionales e internacionales, con las más amplias representaciones políticas, parlamentarias, sociales, académicas y de los organismos de derechos humanos.
Imaginamos una Comisión que tenga acceso irrestricto a esos archivos secretos para su estudio, como única salida para conocer la verdad e impulsar el juicio y castigo a todos los culpables. Con sus aportes y resultados, podremos promover una acción penal legítima para condenar a todos los culpables, desarmar el aparato criminal del Estado, y no generar nuevas maniobras de encubrimiento.

Esta propuesta no es improvisada. Se basa en las mejores tradiciones nacionales e internacionales. Es el reclamo de las organizaciones de víctimas del Terrorismo de Estado, de los organismos del Encuentro Memoria Verdad y Justicia, de los familiares de las víctimas de la masacre del Puente Pueyrredón, de los familiares de las víctimas de la masacre de Río Tercero, que reclamamos desde hace años la apertura de los archivos secretos de la dictadura, tanto como los del Servicio de Inteligencia del Estado durante la democracia. El reclamo adquiere hoy una nueva dimensión.
De que podamos lograrlo colectivamente, depende que podamos avanzar, que hagamos y disfrutemos de la Justicia, superando en la realidad lo que hoy es el reclamo generalizado de “verdad y justicia”. O que prolonguemos la letanía cual canción que es, a la espera de que el tono y la letra del reclamo otros prometan realizarlo en nuestro nombre. 

Cuando empezamos a transitar los 20 años de impunidad, los invitamos a todos ustedes a discutir estas ideas, a hacer vuestros propios aportes para dar cumplimiento a nuestros mejores anhelos compartidos: Verdad, Justicia y Castigo para todos los culpables de la masacre impune de la AMIA.

No al “punto final” en la masacre de la AMIA! 
El Estado Argentino es el responsable del encubrimiento y la impunidad!
Inmediata apertura de los archivos secretos de la SIDE y de todas las fuerzas de seguridad!
Por una Comisión Investigadora Independiente

Justicia para las víctimas de la masacre de la AMIA!

apemia2002@yahoo.com.ar